Agilismo  es una corriente, tendencia, “mindset”,  de como abordar la gestión empresarial desde varios ámbitos como lo puede ser la gestión de los equipos, de los proyectos y de los procesos entre otros.  Nace a partir del «Manifiesto Ágil» donde los expertos en el área del desarrollo de software deciden compartir técnicas y procesos de como desarrollar en una forma más ágil;  y crear los 12 principios sobre los que se basan los métodos alternativos en cuatro postulados, lo que ha quedado denominado como Manifiesto Ágil.

Esta corriente esta apoyada por diferentes metodologías, entre ellas las conocidas:

    • Scrum:  Desarrollo de proyectos ágiles,  aplicando «buenas prácticas» para estimular el trabajo en equipo y poniendo foco en el valor que requiere el cliente.
    • Kanban:  Metodología para la gestión eficiente y ágil de flujos de trabajo.
    • SAFe: Marco de trabajo para la gestión de múltiples proyectos corporativos y cómo escalarlos a través de las prácticas ágiles.
    • Management 3.0:   Redefinción del Gestor o Líder,  conjunto de herramientas, prácticas y habilidades para gestionar las organizaciones.